El libro y no la espada fue lo que creó el país, una perspectiva de Tomás Eloy sobre el valor del libro

El libro y no la espada fue lo que creó el país, una perspectiva de Tomás Eloy sobre el valor del libro

3 Julio 2020
                Array
(
    [post_id] => 1
    [name] => El libro y no la espada fue lo que creó el país, una perspectiva de Tomás Eloy sobre el valor del libro
    [short_description] => “El libro es como el agua. Se le imponen cerrojos y diques, pero siempre termina abriéndose paso”. Tomás Eloy
    [post_content] => 

“En las ficciones somos lo que soñamos y lo que hemos vivido, y a veces somos también lo que no nos hemos atrevido a soñar y no nos hemos atrevido a vivir”, aclamó el escritor argentino Tomás Eloy Martínez cuando inauguró la 32ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en el 2006.

Inició su intervención narrando la breve historia de cómo fue enamorándose tanto de la lectura como de la escritura desde la infancia, y luego dio paso a un recuento por la historia del libro en la sociedad argentina en donde el hábito de la literatura se dio hasta en las más humildes familias hacia el final de la década de 1970. En aquel momento comparó la lectura con la situación donde las fuertes dificultades que atraviesa la gente para salir adelante y donde tres quintos de la población tiene que decidir entre comer y vestir o comprar libros. Señaló, sin embargo, los esfuerzos que realizó el Ministerio de Educación que, para inicios de la década del 2000, invertía en una meta: que cada niño tuviera un libro. Por lo tanto, el fin de este medio, muchas veces pronosticado, aún está lejos de suceder, pues “en el libro ha estado siempre lo mejor de nosotros”.

Ese discurso inaugural fue recuperado por la Editorial Universidad de Guadalajara en la obra Tomás Eloy: El libro y no la espada fue lo que creó el país. Este libro forma parte de la colección Cátedras, y este título en particular se caracteriza por sus interiores en duotono (en este caso, gris y azul claro), el uso de colores sólidos de fondo, letras tipo bold y contornos para señalar ideas principales, lo que guía al lector en su recorrido por la obra.

Por su diseño, cabe mencionar que esta obra obtuvo Mención Bronce bajo la categoría de Folleto Institucional en la décimo sexta edición del Premio Quórum, otorgado por el Consejo de Diseñadores de México, A.C., cuya entrega se llevó a cabo el 22 de mayo de 2006 en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México.

[store_ids] => 1 [image] => e/l/ellibroynolaespada_01.jpg [enabled] => 1 [url_key] => el-libro-y-no-la-espada-fue-lo-que-creo-el-pais-una-perspectiva-de-tomas-eloy-sobre-el-valor-del-libro [in_rss] => 0 [allow_comment] => 0 [meta_title] => El libro y no la espada fue lo que creó el país, una perspectiva de Tomás Eloy sobre el valor del libro [meta_keywords] => Literatura, Discursos, Colección Cátedras, Educación, FIL, Escritores argentinos [meta_description] => “El libro es como el agua. Se le imponen cerrojos y diques, pero siempre termina abriéndose paso”. Tomás Eloy [meta_robots] => INDEX,FOLLOW [created_at] => 2020-07-03 14:16:27 [updated_at] => 2020-10-22 15:07:48 [author_id] => 2 [modifier_id] => 7 [publish_date] => 2020-07-03 02:14:36 [layout] => 1column ) 1

“En las ficciones somos lo que soñamos y lo que hemos vivido, y a veces somos también lo que no nos hemos atrevido a soñar y no nos hemos atrevido a vivir”, aclamó el escritor argentino Tomás Eloy Martínez cuando inauguró la 32ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en el 2006.

Inició su intervención narrando la breve historia de cómo fue enamorándose tanto de la lectura como de la escritura desde la infancia, y luego dio paso a un recuento por la historia del libro en la sociedad argentina en donde el hábito de la literatura se dio hasta en las más humildes familias hacia el final de la década de 1970. En aquel momento comparó la lectura con la situación donde las fuertes dificultades que atraviesa la gente para salir adelante y donde tres quintos de la población tiene que decidir entre comer y vestir o comprar libros. Señaló, sin embargo, los esfuerzos que realizó el Ministerio de Educación que, para inicios de la década del 2000, invertía en una meta: que cada niño tuviera un libro. Por lo tanto, el fin de este medio, muchas veces pronosticado, aún está lejos de suceder, pues “en el libro ha estado siempre lo mejor de nosotros”.

Ese discurso inaugural fue recuperado por la Editorial Universidad de Guadalajara en la obra Tomás Eloy: El libro y no la espada fue lo que creó el país. Este libro forma parte de la colección Cátedras, y este título en particular se caracteriza por sus interiores en duotono (en este caso, gris y azul claro), el uso de colores sólidos de fondo, letras tipo bold y contornos para señalar ideas principales, lo que guía al lector en su recorrido por la obra.

Por su diseño, cabe mencionar que esta obra obtuvo Mención Bronce bajo la categoría de Folleto Institucional en la décimo sexta edición del Premio Quórum, otorgado por el Consejo de Diseñadores de México, A.C., cuya entrega se llevó a cabo el 22 de mayo de 2006 en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México.