Pragma-dialéctica, ¿qué es eso y para qué nos sirve?

Pragma-dialéctica, ¿qué es eso y para qué nos sirve?

18 Noviembre 2020
                Array
(
    [post_id] => 28
    [name] => Pragma-dialéctica, ¿qué es eso y para qué nos sirve?
    [short_description] => Esta teoría nos permitirá conocer las reglas del juego para persuadir al otro con argumentos sólidos sin caer en falacias o engaños.
    [post_content] => 

Hacia la década de 1970, un par de investigadores de la Universidad de Ámsterdam tuvo interés por proporcionar herramientas adecuadas para incrementar la calidad de los argumentos con los que las personas justifican sus puntos de vista, así como analizar y revisar de manera crítica las justificaciones con las que se enfrenta una diferencia de opiniones. Esto dio paso a la teoría pragma-dialéctica de la argumentación, desarrollada por Frans H. van Eemeren y Rob Grootendorst.

Así, el libro La pragma dialéctica como una teoría de la argumentación nos presenta los pormenores de esta teoría en cuatro capítulos. El primero expone el marco intelectual en el que se desarrolla la teoría pragma-dialéctica, la cual surge de ver a la argumentación desde dos perspectivas: la dialéctica, que se refiere al arte del diálogo y de la discusión razonada, y la pragmática, que estudia al lenguaje en relación con su contexto. Esta teoría trata a la argumentación como una discusión crítica: una discusión dirigida a resolver una diferencia de opiniones.

El segundo capítulo nos hablará de la teoría en sí, en donde se describirán las etapas que pueden distinguirse analíticamente en el proceso de resolver una diferencia de opinión y cuáles son los actos verbales relevantes (entendidos como acciones que se realizan mediante el lenguaje) en cada una de las etapas; nos presentarán un ‘código de conducta’ o decálogo con reglas para argumentar de manera razonable; cuáles son las falacias (vistas como obstáculos para resolver diferencias de opinión) que pueden surgir en una discusión; y finalmente, se sintetizan algunos resultados de proyectos de investigación empíricos que surgen con esta teoría.

El tercero nos habla acerca de cómo mantener la razonabilidad y apuntar a la efectividad en un discurso argumentativo, y nos presenta el concepto de “maniobrar estratégico”, referido como el esfuerzo continuo de los argumentadores para conservar el equilibro entre ser razonables y efectivos.

Finalmente, en el cuarto capítulo se presentarán algunas contribuciones específicas que se han hecho desde la perspectiva pragma-dialéctica al estudio de la argumentación en el entorno de la política, donde podremos ver la aplicación de las reglas del discurso argumentativo en el ejercicio de la democracia.

En síntesis, la teoría pragma-dialéctica de la argumentación nos permitirá conocer de manera integral cuáles son las ‘reglas del juego’ en la argumentación, con el objetivo de que podamos tener mayores herramientas para resolver nuestras diferencias de forma óptima, razonable y efectiva.

[store_ids] => 1 [image] => p/r/prop1pragm.jpg [enabled] => 1 [url_key] => pragma-dialectica [in_rss] => 0 [allow_comment] => 0 [meta_title] => Teoría pragma-dialéctica de la argumentación: cómo ser razonable y efectivo en una diferencia de opiniones [meta_keywords] => Colección Tablero de disertaciones, argumentación, pragmática, dialéctica, comunicación [meta_description] => Esta teoría nos permitirá conocer las reglas del juego para persuadir al otro con argumentos sólidos sin caer en falacias o engaños. [meta_robots] => INDEX,FOLLOW [created_at] => 2020-11-18 13:18:38 [updated_at] => 2020-11-26 18:54:23 [author_id] => 2 [modifier_id] => 9 [publish_date] => 2020-11-18 01:15:04 [layout] => 1column ) 1

Hacia la década de 1970, un par de investigadores de la Universidad de Ámsterdam tuvo interés por proporcionar herramientas adecuadas para incrementar la calidad de los argumentos con los que las personas justifican sus puntos de vista, así como analizar y revisar de manera crítica las justificaciones con las que se enfrenta una diferencia de opiniones. Esto dio paso a la teoría pragma-dialéctica de la argumentación, desarrollada por Frans H. van Eemeren y Rob Grootendorst.

Así, el libro La pragma dialéctica como una teoría de la argumentación nos presenta los pormenores de esta teoría en cuatro capítulos. El primero expone el marco intelectual en el que se desarrolla la teoría pragma-dialéctica, la cual surge de ver a la argumentación desde dos perspectivas: la dialéctica, que se refiere al arte del diálogo y de la discusión razonada, y la pragmática, que estudia al lenguaje en relación con su contexto. Esta teoría trata a la argumentación como una discusión crítica: una discusión dirigida a resolver una diferencia de opiniones.

El segundo capítulo nos hablará de la teoría en sí, en donde se describirán las etapas que pueden distinguirse analíticamente en el proceso de resolver una diferencia de opinión y cuáles son los actos verbales relevantes (entendidos como acciones que se realizan mediante el lenguaje) en cada una de las etapas; nos presentarán un ‘código de conducta’ o decálogo con reglas para argumentar de manera razonable; cuáles son las falacias (vistas como obstáculos para resolver diferencias de opinión) que pueden surgir en una discusión; y finalmente, se sintetizan algunos resultados de proyectos de investigación empíricos que surgen con esta teoría.

El tercero nos habla acerca de cómo mantener la razonabilidad y apuntar a la efectividad en un discurso argumentativo, y nos presenta el concepto de “maniobrar estratégico”, referido como el esfuerzo continuo de los argumentadores para conservar el equilibro entre ser razonables y efectivos.

Finalmente, en el cuarto capítulo se presentarán algunas contribuciones específicas que se han hecho desde la perspectiva pragma-dialéctica al estudio de la argumentación en el entorno de la política, donde podremos ver la aplicación de las reglas del discurso argumentativo en el ejercicio de la democracia.

En síntesis, la teoría pragma-dialéctica de la argumentación nos permitirá conocer de manera integral cuáles son las ‘reglas del juego’ en la argumentación, con el objetivo de que podamos tener mayores herramientas para resolver nuestras diferencias de forma óptima, razonable y efectiva.